viernes, 13 de noviembre de 2015

El clavel, la flor persa. Regalo del emperador Carlos a su amada Isabel de Portugal



Una joven Concha Piquer con un clavel en su pelo
¿Sabía que no hace mucho se podía hacer feliz a una reina con sólo regalarle un clavel? Así fue en 1526 cuando el emperador Carlos I de España y V de Alemania se lo trajo desde Persia a su amada emperatriz, Isabel de Portugal. El regalo fue fruto de la diplomacia imperial. Era costumbre intercambiar presentes valiosos entre los diplomáticos que representaban a sus señores. El emperador de la cristiandad deseaba tener buenos contactos con el sha persa, era una manera de contrarrestar el poder del único emperador que era rival para Carlos, el sultán turco. La fama del clavel era grande en Oriente, pero era una flor desconocida y no cultivada en Europa. El emperador Carlos V tuvo la feliz idea de regalar flores a su reciente esposa, se habían casado en marzo de 1526 en Sevilla y pasaban la luna de miel en Granada, en el palacio más bello del mundo, la Alhambra


Isabel de Portugal, en el famoso cuadro de Tiziano encargado por el emperador

Las flores para una emperatriz debían ser únicas. El clavel traído desde Oriente encantó tanto a la reina Isabel, que la joven enamorada supondría la primera belleza peninsular que se adornase con esta flor roja pasión. El color sangre del clavel, sus delicados pétalos hicieron juego con los finos labios de la emperatriz. Mujer de extraordinaria belleza según las crónicas de la época, de piel blanca, cuello alto, boca pequeña y ojos negros grandes. 

Viendo Carlos V la alegría de la emperatriz por el regalo, mandó plantar claveles en todos los jardines de la Alhambra. El clavel, flor que ahora nos parece tan cotidiana y popular, estuvo a la altura de una gran dama. Gracias al amor verdadero que sentía el monarca por su joven esposa llegó a España esta flor que se ha hecho tan española, adornando jardines y casas o siendo peineta flamenca en los peinados y adorno en los ojales. 

Blanca Suárez como Isabel de Portugal. Fuente imagen


'Carlos, Rey Emperador', la serie de RTVE


Esa anécdota tan romántica se recoge en la serie de TVE (Televisión Española) que se emite desde septiembre pasado con el título: Carlos, Rey Emperador. Esta producción televisiva pretendía ser la continuación de la exitosa serie Isabel, la reina, aunque no ha tenido tan buena acogida como la producción sobre la vida de la reina católica, es de agradecer el esfuerzo de la productora Diagonal TV, responsables también de Isabel, y de RTVE por entretener y divulgar la historia de una época poco atendida por el cine y la televisión. Quizás el motivo de tener menos audiencia esté en su ambición por contener todas las tramas políticas y vitales en las que se vio envuelto Carlos V. Algo imposible de seguir para el espectador medio, pues supone dos asignaturas de la carrera de Historia.

Álvaro Cervantes como el emperador Carlos. Fuente imagen

Aún así las críticas de expertos y de público, en general, han sido positivas por su trabajada recreación en vestuarios y decorados y por el gran trabajo de la mayoría de los actores. Las únicas pegas vienen por esa excesiva división en subtramas y por el ritmo lento, echándose en falta más acción. Ver recreados a un Carlos I y a una Isabel de Portugal paseando por el patio de los leones en la Alambra, como dos enamorados embriagados por la belleza que les rodea, seguro que resulta grato a los amantes de la historia y al público en general que quedará encandilado con tan bella historia de amor. 

Un relato de amor que se resume en la felicidad que trajo el encanto de una flor de Oriente: el clavel. 






1 comentario:

  1. Excelente serie. La he comprado en DVD en Madrid y ha sido un deleite verla en mi ciudad de Rosario, en Argentina.
    Es cierto, hay que tener manejo de la historia para seguirla. A mi me parecer, fue muy ágil y muy bien enfocada la relación entre dos reyes competitivos, Francisco I de Francia y Carlos I de España.
    Muy destacado el papel amoroso y político de Isabel de Portugal: protagonizado por una belleza de artista. Mujer realmente hermosa eligieron para representa a la belleza tan mentada en su momento: Isabel de Portugal.
    Felicitaciones a España, por recrear toda una zaga, de la cual no me he perdido nada, desde Isabel (que la vi online), la película la Corona Partida y la versión en DVD de Carlos Rey y Emperador.

    ResponderEliminar