Origen del médico; breve historia de la medicina

El curioso símbolo mundial de la Medicina

¿El sanador de cuerpos fue antes que el sanador de almas? Curanderos y hechiceros eran muchas veces la misma cosa en las sociedades primigenias. La observación procuró que algunas hierbas y alimentos sanaban ciertas dolencias; pero ante lo complejo, enfermedades graves, se acudía a la magia y a la ayuda de los espíritus o divinidades para lograr la sanación, que se fiaba, en verdad, a un milagro ante la impotencia que suponía no saber cómo curar esas enfermedades. También la evidente relación de enfermedades con las muertes inesperadas, motivó a todas las culturas a mirar de frente a ese "poder fulminante" que acababa con la vida de todos, fuesen reyes o esclavos. Nacía una "ciencia" que se ocupaba a la vez de la vida y la muerte.

Alcmeón de Crotona, el filósofo que diferenció enfermedad de la impureza 


Antes que Hipócrates como padre de la medicina, habría que hablar del abuelo de ésta. Alcmeón de Crotona es para algunos estudiosos discípulo de Pitágoras y vivió en la Grecia clásica entre los siglos VI-V a. C. Fue el primero de los sabios dedicados a la observación de la vida, filósofos, en postular una 'Teoría de la Salud'. Es decir, la enfermedad ya no se debía a elementos impuros, provocados por el enfermo que era castigado por los dioses con esa enfermedad-maldición.

Las sanaciones, pues, se basaban en ritos religiosos de ofrendas a los dioses y divinidades de la vida-salud. La teoría de Alcmeón consideraba a la enfermedad como un "desequilibrio", una rotura en el equilibrio de la naturaleza de la persona. Por tanto, las sanaciones debían buscar recuperar ese equilibrio y no limitarse a las simples plegarias o conjuros "mágicos-religiosos".

Hpócrates en un grabado de Rubens

El juramento hipocrático y el oficio de Galeno


En la Grecia del siglo V a. C.; Hipócrates comenzó a tratar a los enfermos más como médico que como sacerdote, aunque aún era considerado ambas cosas, pues su escuela médica estaba en los templos de los dioses curativos. Los templos hacían las veces de hospitales, lugares dedicados a sanar a los enfermos. En realidad, es complicado conocer la figura y obra de Hipócrates, pues lo que se conoce de él es debido a un compendio de escritos que a lo largo de varios siglos sus seguidores conformaron como el corpus hipocráticum.

El primer mapa del mundo, inicios de la cartografía

Mapa mundo Era Moderna

Sobre el barro, un hombre con un palo traza unas líneas para explicar a otros cómo llegar al valle que ha descubierto con un gran río y árboles frutales. Al día siguiente se pondrán de camino y es mejor que todos sepan llegar a ese nuevo territorio, por si al guía le ocurriese algo. Más adelante, cuando sobre una piel curtida se dibuje el valle y los ríos controlados, las montañas próximas y las lejanas, se estará representando el "mundo conocido" de ese grupo primitivo de seres humanos.

El párrafo anterior es pura ficción, aunque no es inverosímil que ocurriese algo parecido en la Prehistoria. De hecho, el propósito que mostraron en la Antigüedad varias civilizaciones para intentar representar su visión del mundo desde una perspectiva aérea (a vista de pájaro), demuestra que el ser humano deseaba fijar la imagen de su mundo conocido, del territorio que desde atalayas naturales (montañas, colinas...) o artificiales (torres, murallas...) dominaba y aquel que "deseaba" dominar. Como documento conservado que se considera primer mapa del mundo contamos con una tableta de arcilla de época babilónica, del 500 a de C que ahora está en el Museo Británico de Londres, y que representa el mundo según los babilonios de hace casi 3000 años.


Mapa del mundo según la Babilonia antigua 

La teoría de la relatividad de Albert Einstein, explicada para todos los públicos

Molesto por acoso fotógrafos, Albert Einstein creyó que estaba fastidiando la foto al sacar la lengua, pero hizo icono a esta imagen

Explicar lo inexplicable parece un recurso literario o una misión espiritual de inciertos resultados. La Teoría de la Relatividad Especial, expuesta por Albert Einstein en 1905, y completada en 1915 con la Teoría General de la Relatividad, parecía precisamente eso, un intento de explicar la misma existencia del universo sin más fundamento que el ingenio y la intuición de este sabio patrimonio de la Humanidad, el científico más famoso y determinante para la Ciencia en estos dos últimos siglos. La reciente confirmación científica de la existencia de las ondas gravitacionales (objetos masivos desprenden energía en forma de ondas), consolida a la teoría de la relatividad como el avance científico más importante de los últimos tiempos, y eso que se formuló hace cien años. 


Explicación de la Teoría de la Relatividad para todos los públicos


Si conseguimos asumir la idea de que el TIEMPO depende de la VELOCIDAD, del movimiento, entenderemos por qué esta teoría cambió la manera de concebir toda la Ciencia, hasta el pensamiento. En esta explicación, al ser de carácter divulgativo, no encontrará la profundidad que las ecuaciones matemáticas dan a la validez de la teoría, pero intentaremos que entienda como esta teoría de la relatividad ha cambiado la manera de definir el tiempo, el espacio, la energía y la materia, obligando a cambiar hasta las perspectivas filosóficas al suprimir la posibilidad de un espacio/tiempo absoluto en el universo.

Para explicar la Teoría de la Relatividad en los libros de texto se suele utilizar el clásico ejemplo que ideó el mismo Einstein de los dos individuos y el tren. Uno de los hombres viaja en el tren, el otro está sentado en una roca junto a las vías y ve pasar al tren a 200 Km por hora. ¿Quién está en movimiento? A simple vista el tren. ¿Seguro? Para el individuo que viaja dentro, el tren está tan quieto como la roca en la que el observador está sentado. Por tanto, el tren se mueve y no se mueve, es relativo

Se mueve para el hombre que está sentado fuera y no existe sensación de movimiento para el que viaja dentro. Si el viajero lanza hacia delante una pelota dentro del tren a 20 km/h, para él la bola se mueve a esa velocidad, para el que está fuera esa pelota lleva una velocidad de 220 Km/hora. Esa es la relatividad. 

Carnaval, la historia de la festividad de los carnavales

Reina en uno de los Carnavales de Río
¿Sabía que el origen más directo de los Carnavales es una fiesta romana llamada 'Saturnales'? En honor al dios Saturno de la agricultura, se organizaba una fiesta de regocijo por los frutos cosechados. Se daba el día libre hasta a los esclavos y se desataba las ganas de vivir, de amar y de embriagarse con los vinos de Baco. Solía ser una fiesta casi obligada, pues las tareas de siembra y cosecha se daban por terminadas en invierno y todo el mundo, incluidos los esclavos, tenían más tiempo libre. En algunas ocasiones las saturnales se han relacionado con las orgiásticas fiestas del dios del vino, Baco o Dionisio para los romanos. 

La fiesta de Carnaval es la huella de las celebraciones paganas que más éxito mundial ha tenido y que se ha extendido por casi todas las culturas. Su sentido lúdico y sensual era tolerado por las religiones oficiales, como un acto de “preparación” para entrar en periodos de purificación (cuaresma). El cristianismo también toleró esta fiesta, más que nada porque se solapó con la Navidad y precedía a la que sería Semana Santa, considerando que sería mejor la convivencia y asimilación con esta celebración pagana tan popular que su eliminación del ritual social.

Carnaval de Venecia

Incluso, durante la Edad Media el Carnaval supuso una oportunidad de “crítica social”, de permisividad, tanto que se ridiculizaban a los nobles, al clero, a los poderosos y se ironizaba con la moral religiosa. Como recuerdo del paganismo y de  catarsis social, al pueblo se le permitía ocultarse bajo máscaras y disfraces, había bailes y desfiles. Las comilonas con el sacrificio de animales eran diarias para atraer la fortuna, la “buena cosecha”, coincidiendo con la entrada del equinoccio de primavera y la fertilidad  (de ahí el aumento de las relaciones sexuales) de un nuevo ciclo

En la actualidad sigue manteniendo su sentido lúdico y vital, quizás algo distanciado de la idea que quiso establecer el cristianismo de ‘preparación carnevale’, que suponía la expresión latina carnem levare (quitar la carne), la prohibición de comer carne durante los cuarenta días de la Cuaresma. Solía hacerse la última jornada de Carnaval un banquete de excesos y la carne supone un símbolo de esos excesos, permitidos antes del período de abstinencia y de ayuno de la Cuaresma, “cuarentena” purificadora y de penitencia que culminaba en la Pascua.

Sensualidad "carnal" de Río de Janeiro