Chotis, un baile de salón bohemio que en Madrid, fiestas de San Isidro, se convirtió en castizo baile

Un chotis en los jardines del Palacio Real de Madrid

Los bailes de salón causaban furor en el siglo XIX. El baile en sociedad era la forma de ocio y diversión preferida. De los grandes palacios de nobles y reyes, el baile fue pasando a las clases sociales que comenzaban a tomar posiciones en la escala social, donde la influencia y el poder se podía ganar no sólo por el linaje familiar, sino también por la buena marcha de los negocios. La burguesía organizaba ya en sus palacetes más bailes que la nobleza. Desde la burguesía fue más fácil que estos bailes llegasen hasta las clases populares, que los adaptaron a sus gustos. Eso ocurrió con el chotis en Madrid, aunque también existe el chotis argentino, paraguayo y uruguayo; incluso el chotís mexicano y el Xote (chotis) brasileño

El Imperio austro húngaro marcaba las modas sociales a mediados del siglo XIX. Los grandes bailes de salón introducían variantes de danzas tradicionales y cortesanas. La palabra chotis proviene del termino alemán Schottisch (escocés), lo que hace pensar en un posible origen escocés dentro de las danzas campesinas de esa zona de las islas británicas. Aunque parece que ese remoto lazo fue sólo influencia sobre danzas francesas de salón, que pasaron después a Alemania y el origen más cercano sería una danza social centroeuropea, comenzada a bailar en Bohemia y que pronto se extiende por toda Alemania, el resto del imperio y de Europa. Al continente americano llegará, surgiendo sus diferentes versiones, gracias a los emigrantes alemanes y polacos que emigraron a América durante todo el siglo XIX y principios del XX.


Dice la tradición que en Madrid el chotis llegó gracias a un gran baile organizado el 3 de noviembre de 1850 por la reina Isabel II en el Palacio Real. El director de la orquesta tenía una sorpresa para los asistentes, una de las piezas era una polca alemana que estaba de moda, el Schottisch. La prensa de los ecos sociales recogió ese detalle y entre los músicos de la villa pronto corrió la noticia, llegando ese baile nuevo a las orquestas de las verbenas festivas. Los castizos, chulapos y chulapas, madrileñizaron el nombre alemán y de Schottisch pasa a llamarse 'Chotis'. 

Lo más particular de este baile es que se baila cara con cara y en un espacio diminuto, con pasos cortos. Los más castizos dicen que el chotis bien bailado no debe salir de una "baldosa". Otra característica peculiar de este baile es que resulta uno de los pocos donde la mujer "lleva" al hombre. Ella gira con pasos cortos alrededor de él y éste gira sobre su eje, sin dar pasos. Esa es la esencia, luego están permitidos unos tres pasos atrás y adelante como "descanso", marcados por un cambio en la música. Los más "chulapos" se ponen una mano en el chaleco, ni siquiera rodean a la mujer con su brazo o se ponen de puntillas, incluso los más "chulos" (de Madrid), se van limpiando, mientras giran, las punteras de sus zapatos en la parte trasera del pantalón.


Comentarios

Lo más consultado

Historia del sufragio: el origen del voto electoral universal

Docencia; breve historia del origen del docente

El Quijote contado para niños, una selección de las mejores ediciones infantiles