Breve historia de la minería

Las Médulas, huella de la minería de la Roma Antigüa


¿Cuándo el ser humano descubrió los beneficios de la minería? La respuesta puede parecer sencilla, pues el aprovechamiento de minerales como fuente de energía o como material para fabricar herramientas o construir edificios, tiene en la Historia un rastro fácil con los datos arqueológicos. Pero quizás, por eso mismo, resulta complicado datar una fecha de inicio de la actividad minera o un lugar específico de una civilización como autora de tan provechosa idea para el desarrollo humano. En el Paleolítico, la búsqueda de sílex procuraba ser metódica y organizada. Con lugares  escogidos por la calidad del material y determinados por la herramienta a fabricar. Por ejemplo el mármol era muy apreciado para las herramientas más cortantes y las canteras naturales con mármoles serían de las "primeras minas" de la humanidad.

Puede que la llamada 'Revolución Tecnológica' de los últimos tiempos haya dejado a la minería como una actividad del pasado, algo desfasado propio de las primeras revoluciones industriales, donde eran necesarias grandes cantidades de minerales. Sin embargo, la Minería ha supuesto y sigue siendo una actividad muy relacionada con la historia económica y social de las comunidades humanas. Se mantiene como disciplina de estudios históricos de congresos, como el próximo XI Congreso de Historia de la Minería, entre el 6 y el 11 de septiembre en Linares (Jaén), motivo de una serie de sellos postales. Las denominadas comunidades mineras son objeto de estudio para variadas disciplinas, desde historiadores, pasando por antropólogos, economistas y sociólogos.


Sello conmemorativo XI COngreso HistoriaMinería. Fuente imagen


La Minería, una de las industrias más antiguas de la humanidad


Así que el origen es tan remoto como lo es la fabricación de las primeras herramientas, algo que nos distingue de otros animales, que las pueden usar aprovechando objetos de la naturaleza, pero que en nuestro caso las manufacturamos y manipulamos de acuerdo a nuestros intereses. Habría que distinguir, básicamente, la minería de metales, la de canteras y las minerías basadas en la explotación de recursos energéticos, como el carbón y el petróleo.

Un factor que determina la presencia de la industria minera como una de las actividades humanas más características es su repercusión en el paisaje, en el medio natural. La huella humana se representa de forma evidente en su industria minera. Como así corrobora el paisaje de Las Médulas, antigua explotación minera de oro del Imperio Romano en El Bierzo, León (España). Las habilidades de los ingenieros romanos se vieron en toda una gama de técnicas de minería hidráulica de gran eficacia, años antes de nuestra era, como el uso de la fuerza del agua a presión o la inundación de una zona para retirar el barro, dejar la roca, calentarla con grandes fuegos y volverla a mojar, provocando así su agrietamiento y ruptura, facilitando la extracción del mineral buscado.

Durante la Edad Media, la minería vivió un aparente estancamiento porque volvió a situarse en el ámbito más artesanal que industrial. Predominaba la minería de superficie, a campo abierto, casi como tarea doméstica, para obtener el metal necesario para armaduras o para joyas preciosas, sin una explotación masiva pensada para una gran entidad política, como ocurría en las minas del Imperio de Roma. Pero a partir de la época Moderna y Contemporánea, la Minería volverá a ser un factor económico esencial para los estados o imperios; ligado a intereses privados de enriquecimiento, pero también al interés colectivo y nacional de muchos países, que hicieron de la industria minera su vehículo de desarrollo.


Cartel del sindicato anarquista, CNT, en la actualidad en Asturias. Fuente imagen

Las explotaciones mineras en el siglo XX llegaron a ser cuestión de Estado en muchos países. La explotación de ciertos recursos, como el oro o el carbón, podían aumentar el PIB de esos lugares o decantar la balanza de pagos en las exportaciones a su favor. Alrededor de la explotación minera se fundaron ciudades, se crearon comunidades de trabajadores con la particularidad de una labor tan peligrosa y compleja como la minera. Los sindicatos de mineros protagonizaron las revueltas y protestas laborales más determinantes durante la época de los movimientos obreros, en las primeras décadas del siglo pasado. En España, por ejemplo, las Cuencas Mineras de Asturias son toda una muestra de esa influencia de los mineros y su lucha obrera por conseguir mejoras en sus condiciones de trabajo. 

La Minería es un capítulo principal en la historia de los movimientos sociales y políticos de cada país. Recordemos el Sindicato Solidaridad de Walesa en Polonia, crucial en su historia más reciente, o la lucha minera en países de América Latina, con un marcado cariz sociológico en países como Bolivia, Chile o el Perú. En la actualidad, las explotaciones mineras de ciertos materiales imprescindibles para la nueva industria tecnológica, como los smartphones, móviles y ordenadores portátiles, con materiales tan limitados a ciertas regiones, como el Coltán de la región de los Grandes Lagos en África (el Congo, principalmente) están volviendo a poner a la Minería en el objetivo de grandes corporaciones multinacionales. En la explotación de estos nuevos "Oros" para la economía mundial, vuelven a repetirse los intereses oscuros, los abusos de poder, las luchas y guerras por su control, las pésimas condiciones de trabajo de los mineros, que ya se vivieron en la época de auge, la Revolución Industrial, de la Minería.


Comentarios

Lo más consultado

Historia del sufragio: el origen del voto electoral universal

Docencia; breve historia del origen del docente

El Quijote contado para niños, una selección de las mejores ediciones infantiles