Origen de los Parques Nacionales o Parques Naturales protegidos


La famosa formación volcánica que da nombre "Roca Amarilla", Yellowstone, al Parque Nacional

El ser humano ha pasado por muchas fases en su relación con la naturaleza. Una relación inicial, primitiva, se basaba en aprovecharse de ella lo más posible para sobrevivir, aunque muchas veces era esa misma naturaleza y sus manifestaciones incontroladas las que acababan con la vida del hombre. Una fase donde el ser humano comenzó a dominar la naturaleza, fauna y flora, con la agricultura y la ganadería. Las explotaciones mineras o la mejora en las artes de pesca, dejaban claras huellas humanas en el entorno natural. La fase actual, que se inició con la industrialización (Siglo XIX), supone una acción radical del hombre sobre la naturaleza, a la que ha sometido, si exceptuamos a los incontrolables fenómenos climatológicos o geológicos (huracanes, volcanes...)

Ya en la misma burguesía, la clase social protagonista de la revolución industrial, surgieron pronto voces preocupadas por los efectos que las nuevas máquinas y fábricas estaban teniendo en el entorno natural. En la comunidad científica, sobre todo, comenzó una preocupación medioambiental que antes se había limitado al estudio científico para conocer nuevas especies de flora y fauna, en los viajes de exploración científica como la célebre navegación de Charles Darwin en el Beagle. Pero dentro del mismo territorio de los países, zonas naturales de gran extensión podían verse afectadas por el desarrollo industrial, el avance colonial o la especulación de las grandes compañías mercantiles, si no se ponía algún control legal en su utilización. El Parque Nacional o Natural, nace con ese propósito: protección a nivel legal que evite y prevenga los usos indebidos (abusos) de estos espacios naturales por parte de personas o empresas que pretendan intervenir en ellos de manera inadecuada.

Los pioneros Yellowstone y Yosemite, en Estados Unidos 


Estados Unidos llevaba a penas cien años como Estado independiente y su población se concentraba en la costa Este. Al Oeste, como nuevo Estado, tenía aún mucho por descubrir y explotar. Se sabía de grandes espacios naturales donde era evidente la riqueza de flora y fauna, incluso que formaban, por si mismos, ecosistemas únicos y exclusivos.  En 1870Nathaniel Langford Cornelius Hedges, prohombres del estado de Montana deciden organizar una expedición a la región conocida como Yellowstone, atraídos por las fantásticas historias contadas por cazadores y tramperos que habían explorado la zona. La relevancia de las personalidades que lideraban la misión, hizo a Washington mandar una escolta del ejército, haciendo cuasi-oficial a la expedición. 

La conclusión a la que llegaron todos los que realizaron esa exploración detallada de Yellowstone, incluido el comandante de la escolta, es que era necesaria una urgente protección de todo ese entorno, excluyéndolo de los planes de extensión de los colonos; es decir, hacerla por ley tierra sin colonizar. Nacía una idea de convertir un espacio natural sin alterar en una riqueza en sí, un beneficio, para la ciudadanía de un país. Un concepto de Parque Natural pensado para el disfrute y ocio (turismo), para la educación (estudio científico divulgativo) y la preservación del medio ambiente. Lo curioso de esta historia es que nacía a contracorriente, cuando en el mundo lo que se privilegiaba era la explotación y colonización de las tierras vírgenes.

Anciana india ahwahneechee. Fuente imagen

Sin duda, como casi todas las ideas buenas, fue el acierto de unos adelantados a su tiempo que existan espacios naturales protegidos. Aunque la idea tuvo dificultades en su desarrollo, como demuestra la historia del Parque Nacional de Yosemite, que pudo ser el primero en establecerse, pero que la historia lo relegó al segundo puesto. En la zona el 'hombre blanco' no se había adentrado hasta 1851 y cuando lo hizo fue para dispersar y hostigar a los indígenas, los indios ahwahneechee que pronto rebautizaron a sus valles y montañas como yo'hem-iteh, 'son asesinos', que derivó en Yosemite, el nombre actual del parque nacional.

Los intentos de hacerle reserva natural protegida, sobre 1860, partieron de los primeros colonos que llegaron al valle inicial, impresionados o intimidados por su naturaleza salvaje. Sin embargo, los intereses de corporaciones y del mismo estado de California por controlar nuevas tierras, no cedieron hasta que en 1890, el gobierno Federal, imitando la iniciativa de Yellowstone, obligó por decreto convertir a Yosemite en Parque Nacional. En la actualidad son numerosos los que se han legalizado en EEUU, así como en el resto del mundo, donde desde inicios del siglo XX se tomaron medidas similares, que obligó a tener una legislación internacional sobre la protección de Parques Naturales.

En España, por ejemplo, destacan el Parque Nacional del Teideuno de los más visitados a nivel mundial, y el Parque Nacional del Coto de Doña Ana (Huelva) una reserva natural única en Europa.
















Comentarios

Lo más consultado

Historia del sufragio: el origen del voto electoral universal

Docencia; breve historia del origen del docente

El Quijote contado para niños, una selección de las mejores ediciones infantiles