Náufragos célebres. Robison Crusoe y los náufragos reales más famosos

Tom Hanks y su "amigo imaginario", Wilson, en la película "Náufrago" de Robert Zemeckis 


El náufrago más célebre es Robinson Crusoe. Un personaje literario, de la novela más conocida del escritor inglés del siglo XVIII, Daniel Dafoe. Su aventura y la forma de sobrevivir ha creado un imaginario universal de lo que debe ser un náufrago. Crusoe es un personaje de ficción que ha inspirado a otros, sobre todo en series de televisión y películas, como vimos en la protagonizada por Tom Hanks en el 2000 y dirigida por Robert Zemeckis. Aunque quizás sepa que el mismo Robinson Crusoe, náufrago de ficción por excelencia, está basado en un hecho real. No se puede explicar de otra forma que la novela de Dafoe sea tan explícita y detallada sobre una experiencia tan dramática, si no es describiendo la experiencia de alguien que haya sido náufrago.

Robinson Crusoe está inspirado en las historias de dos náufragos que le llegaron a Daniel Dafoe como documentación para su obra. Una fue de manera directa, de un contemporáneo suyo, el náufrago escocés, Alexander Selkirk, que pasó más de cuatro años en una isla desierta del archipiélago Juan Fernández, frente a las costas chilenas. Esa isla lleva su nombre ahora y una vecina a ésta se llamó Robinson Crusoe en honor al personaje literario universal inspirado en Selkirk. El otro foco de inspiración sería las historias que aún se contaban en el Caribe de un legendario náufrago español, el capitán Pedro Serrano que logró sobrevivir ¡ocho años!, en un bancal de arena convertido en isla hasta que fue rescatado en 1534, convirtiéndose en leyenda su aventura durante siglos, llegando a principios del siglo XVIII, época de Dafoe, y cuando los marinos ingleses comenzaban a dominar el mar Caribe, relegando a los españoles.


Primera Edición de 'Robinson Crusoe'

En los últimos tiempos se han dado casos de náufragos que son muestras de supervivencias increíbles. No confundir naufragio con náufrago. Un naufragio de un barco puede resultar tan catastrófico que no existan supervivientes; es decir, náufragos. Un náufrago puede ser también alguien perdido en el mar pero que no viajaba en un barco o perdido en un paraje inhóspito, como un desierto o una cadena montañosa, véanse los tripulantes y viajeros de aviones que sufren un accidente. Entre los casos más célebres de náufragos fuera del mar están los supervivientes de los Andes. "¡Viven!", fue el libro que recogió el relato en primera persona, con testimonios recogidos por el periodista Piers Paul Read de los sobrevivientes del accidente aéreo en los Andes del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya que salió de Montevideo el 13 de octubre de 1972. Lo más célebre en la historia de estos náufragos de montaña fue tener que "hacerse" caníbales y comer carne de los fallecidos para lograr sobrevivir los casi tres meses perdidos en una cima montañosa de los Andes.
Portada del libro '¡Viven!'

En el caso de náufragos perdidos en un océano se hizo célebre la historia de Luis Alejandro Velasco porque el gran escritor, Gabriel García Márquez, realizó un reportaje periodístico por entregas para El Espectador de Bogotá en 1955 (luego se editaría como libro en 1970). El título completo del libro sirve de resumen perfecto de la peripecia vital de este náufrago: 

“ Relato de un náufrago que estuvo diez días a la deriva en una balsa sin comer ni beber, que fue proclamado héroe de la patria, besado por las reinas de la belleza y hecho rico por la publicidad, y luego aborrecido por el gobierno y olvidado para siempre”

Muy reciente es el caso del náufrago José Salvador Alvarenga, que en enero de 2014 apareció en las Islas Marshall tras permanecer 14 meses a la deriva en el Océano Pacífico. Su experiencia de náufrago ha sido puesta en entredicho por algunos, que no pueden creer su versión de sobrevivir más de un año comiendo tortugas y bebiendo su propio orín. Las acusaciones más graves son las que sospechan haber recurrido a la antropofagia con el cadáver de su joven compañero, fallecido a las pocas semanas de perder el rumbo. En cambio, en su  país, El Salvador, es considerado un héroe como ejemplo de superación personal tras su proeza de sobrevivir año y dos meses desde las costas de Chiapas, México, hasta el atolón de Ebon (Islas Marshall).

J.S. Alvarenga, el salvadoreño con el récord de náufrago en el océano Pacífico
En definitiva, sea cuál sea la experiencia del náufrago, su lucha por la vida es como una metáfora de la capacidad innata de supervivencia de la especie humana.






Comentarios

Lo más consultado

Historia del sufragio: el origen del voto electoral universal

Docencia; breve historia del origen del docente

El Quijote contado para niños, una selección de las mejores ediciones infantiles