El Primero de Mayo, breve historia del origen de la festividad del Trabajo

 
Quizás esta foto hizo a estos obreros los más famosos del mundo

La elección del 1º de mayo como fecha conmemorativa del día del trabajador se instituyó en 1890, pero su legitimidad vino tras el acuerdo en el Congreso Internacional Obrero Socialista que tuvo lugar el año anterior en París. Entre los participantes en el congreso que estableció esa fecha como ‘Día Internacional del Trabajo’ estaba Pablo Iglesias, fundador del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). El Primero de Mayo pronto se vincula a los movimientos sindicales de entre siglos (XIX-XX), como una fecha de movilizaciones y a la larga, cuando se obtuvieron los derechos manifestados, en una día festivo que celebraba los derechos del trabajador en las sociedades industrializadas, tanto capitalistas como socialistas.

La lucha por las 8 horas 

Viñeta de Forges con su habitual y certero sarcasmo
En los Estados Unidos las asociaciones de trabajadores llevaban años reclamando la jornada laboral de 8 horas. En el IV Congreso de la AFL (American Federation of Labor) de 1884 se inician los preparativos para una ‘Gran Huelga General’ que de costa a costa de EEUU reclamase como derecho laboral básico la jornada de 8 horas, que debía hacerse oficial en todo el país el 1 de mayo de 1886. Se argumenta la necesidad de que el trabajador/a tenga una jornada de 8 horas de trabajo, 8 horas de esparcimiento y 8 horas de descanso (sueño), para su salud física y mental y a favor de una mejor productividad.


La ‘Revolución Industrial’ había requerido la mano de obra excedente de los campos, pero también acogió a los artesanos y profesionales de oficios urbanos, a las mujeres y a los niños que no pudieran vivir de sus rentas o patrimonio. Estos últimos podían llegar a trabajar hasta 12 horas diarias desde muy corta edad, las mujeres trabajaban entre 12 y 15 horas al día y su salario era siempre más bajo que el de los hombres (eso sigue igual, inexplicablemente, hasta en las sociedades más avanzadas). La lucha obrera en Estados Unidos, observando y envidiando al movimiento sindical europeo (sobre todo al inglés), se fijó como derecho fundamental la jornada de ocho horas.

La exitosa huelga del 1º de Mayo de 1886 consigue la jornada de 8 horas

Las represiones (ejércitos privados de la patronal revienta huelgas) de la burguesía propietaria de las fábricas, amparada por el gobierno de Washington, hicieron peligrar el éxito de esa gran huelga general, convocada con el único propósito de imponer las ocho horas y que se cumpliese en la fecha pactada, el primero de mayo de 1886. Finalmente, al llegar la fecha señalada, la huelga fue masiva y los logros fueron tan notables que casi todas las federaciones de trabajo de los diferentes estados consiguieron la jornada laboral de 8 horas. Incluso, donde se fijaron 10 horas laborales fue a costa de subidas salariales.
Grabado que representa la carga policial de Chicago

Sin embargo, en Chicago, la ciudad más industrializada de los EEUU, la mano dura de los dueños de las fábricas contra sus trabajadores radicalizó las posturas obreras, que pasaron a una defensa activa de los derechos laborales. Se dieron casos similares a los trabajos forzosos, con jornadas de 24 horas, durmiendo apenas media hora los trabajadores en los mismos corredores de las industrias. En la fábrica de maquinaría agrícola McCormik, el 1º de mayo se trabajó gracias a la represión de los “matones” contratados por su dueño. La tensión entre esquiroles y huelguistas llegó en los días siguientes, del 2 al 4 de mayo, a provocar cargas policiales con el saldo de 6 muertos.

Los ocho mártires de Chicago 

Estas muertes y el conflicto sangriento entre los trabajadores en huelga y los “forzados a trabajar” (esquiroles), indignaron a los líderes sindicales e izquierdistas de Chicago. Entre ellos el anarquista de origen alemán August Spies, que el día 3 de mayo había pronunciado una arenga ante más de 5.000 huelguistas y les propuso acudir en masa a la planta industrial McCormick, para denunciar la situación de esclavitud de sus trabajadores. Spies fue uno de los activistas obreros más destacados, que en un número de ocho, serían ajusticiados a muerte o cadena perpetua en un juicio sin garantías al mes siguiente.

Los ocho mártires de Chicago, así se conoce históricamente a los enjuiciados en la represión que siguió a la huelga del 1º de Mayo. Cinco fueron ahorcados, el mencionado August Spies (31 años, periodista); Adolf Fischer, como Spies de origen alemán (30 años, periodista); Georg Engel (50 años, origen germano, tipógrafo); Albert Parsons (39 años, estadounidense, periodista) y Louis Linng, carpintero de tan sólo 22 años y de origen alemán (se suicidó antes de que le ahorcasen). Los otros tres reos fueron condenados a penas elevadas de cárcel, pero a los siete años de celebrado el juicio éste fue declarado nulo y fueron absueltos.


Tres años después de estos hechos, en 1889, como decíamos, la primera Internacional Socialista celebrada en París decide declarar el 1º de Mayo como ‘Día de la Solidaridad Internacional’ y poco después como ‘Día Internacional de la Clase Trabajadora’; hoy es más conocido como, sin más, Día de los Trabajadores o El Primero de Mayo.





Día del Libro y la leyenda de San Jorge, Sant Jordi, contada para niños




Imagen vista en un blog de dos profesoras de lengua
                                                                                 A Gloria Fuertes, en su centenario

Había una vez un reino ni muy lejano ni muy cercano, con un rey bondadoso amante de su pueblo. Tenía una hijajoven y bella, como una rosa de primavera. Trabajaban los agricultores abundantes cosechas y los artesanos hermosos objetos que a todos gustaban. La felicidad del reino sería cosa hecha, sino fuese porque de vez en cuando un malvado dragón con su fuego la aldea y la cosecha quemaba. Devoraba todo el ganado, que a su paso encontraba y se divertía hirviendo el agua de los ríos, que sin peces dejaba.

El reino próspero es, con el sacrificio de todos, y por eso el rey pensó que un sacrificio más su pueblo podía hacer. Ordenó celebrar un sorteo mensual, donde seleccionar a un aldeano que el dragón debía devorar. De esta manera, la bestia malvada, calmaría su deseo de destruir a todo el pueblo. Puso reglas al sorteo lo más justas posibles y excepto él, todos podrían ser sacrificados, incluidas su amada esposa y su querida hija. En su orgullo real llegó a pensar que nunca tendría tan mala suerte, pero no pasaron más de tres meses cuando le tocó a la princesa bella ser la sacrificada.

Fuente imagen
 
Desolado y enojado, el rey estuvo a punto de anular su propia ley, aunque su gran sentido de la justicia eso evitó. Quiso ponerse en el lugar de su hija, pero los consejeros reales le recordaron su responsabilidad de gobierno. Solemne, en un discurso comunicó a su pueblo que aceptaba el sacrificio de su hija. Conmovidos y admirados por el honor de su rey, muchos fueron los que se presentaron voluntarios para ir a la guarida del dragón en lugar de la princesa. Sin embargo, el rey cumplió su palabra y su hija tuvo que partir, sola y asustada, camino de una muerte segura.

La princesa no tenía prisa alguna, sabía que el dragón la devoraría enseguida. Iba despacio, deteniéndose a contemplar la belleza del paisaje. A cantar con sus amigos los pájaros, a jugar con las ardillas. Cuando ya quedaba poco para llegar a la cueva del dragón, la princesa contó su triste historia con una dulce canción. Un joven caballero montado en un caballo blanco, que por allí cerca pasaba marchando a una guerra lejana, quedó enamorado de esa voz que tan triste cuento cantaba. 

Fuente de la imagen
 
De entre unos arbustos salió y a la princesa asustó; “no temáis hermosa dama, que el destino ha traído a vuestro salvador”. Bajó del caballo y una cinta del pelo de la princesa tomó. “Jorge es mi nombre, esperad aquí a que esta prenda os devuelva”. El caballero partió por el camino oscuro que a la guarida del gigante reptil conducía. El dragón ajeno dormía, pero despertó al olor del valiente caballero. La batalla comenzó y de una galopada veloz el caballero hasta el corazón del dragón llegó. Sin dudar, su lanza clavó y el malvado dragón allí muerto quedó. Mucha sangre brotó de la herida mortal, que en el suelo en rosal se convirtió. Rosas rojas florecieron sin cesar, que el caballero cortó y a la princesa regaló.
 
Era un 23 de abril de un año ni muy lejano ni muy cercano, desde entonces es San Jorge o Sant Jordi en catalán y a tu amada una rosa debes regalar, recordando que del dragón nos debemos librar. Librar con un libro, leyendo también se ganan batallas. Esta leyenda de San Jorge coincide con el Día del Libro; por eso, un libro una rosa. ¡Feliz San Jorge! ¡Feliz Día del Libro!






Gustavo A. Ordoño © 

El Quijote contado para niños, una selección de las mejores ediciones infantiles

Edición de El Quijote a partir de 8 años, con ilustraciones de Mingote

"El Ingenioso Hidalgo Don Quixote De La Mancha" es el título original y completo del libro que conoces como 'El Quijote'. Habrás oído un montón de veces el nombre de este personaje literario, un mito ya de la literatura española y universal, que escribió Miguel de Cervantes en 1605. En el colegio no tendrás que leer este libro, pues es una lectura algo más difícil y que requiere de total comprensión lectora. Capacidad que estás desarrollando durante toda la Primaria. Sin embargo, te darán a conocer la historia del escritor, el más importante en lengua española, y tendrás que conocer cosas del Quijote, como sus personajes protagonistas y su argumento principal.

Seguro que de todos los personajes, uno de los que más te gusta es Sancho Panza y su burro Rucio. Sancho y su burro son muy divertidos y más listos de lo que parece a simple vista. Don Quijote es el "jefe" de Sancho Panza. Es un hidalgo, que es como decir que es un señor con estudios (lecturas) y con ganas de "destacar" sobre el resto de los habitantes de ese pueblo de cuyo nombre no quiero acordarme. Este hidalgo decide salir a vivir aventuras y convertirse en un caballero andante para poder rescatar a princesas y otras personas de monstruos y dragones. Para ello se vestirá con una vieja armadura y llevará una lanza y un escudo. Se marchará de su casa montado en el famoso corcel Rocinante, su caballo y fiel amigo. 

También estoy seguro que habrás visto en algún cómic o en algún libro ilustrado, la famosa batalla de Don Quijote contra los molinos de viento. Él pensaba que eran gigantes monstruosos que venían a su encuentro por culpa de unos magos o brujos malos, los encantadores que convierten las cosas reales en objetos de fantasía. Sin dudar y sin miedo, el caballero se lanza contra los gigantes-molinos, pues tiene confianza en sí mismo y en poder ganar a esos gigantes aunque sea una batalla muy, muy, difícil. Cuando Don Quijote es derribado por un aspa de molino, su criado y amigo Sancho le ayuda a levantarse y a "entrar en razón". Pues así, tal y como te he contado en esta aventura, serán la mayoría de las que viven el hidalgo y Sancho Panza en el libro. Don Quijote lucha contra lo que considera injusto o se enfrenta a diferentes problemas y su amigo Sancho le ayudará en todo, aportando su lado menos fantasioso y más real.



Una selección de las mejores ediciones infantiles sobre El Quijote


Seguir leyendo en este enlace para descubrir las mejores adaptaciones de El Quijote para niños